COMUNICADO: Maltratadas, violadas, obligadas a ser madres y asesinadas: casos que reflejan la realidad de niñas y adolescentes en una sociedad indolente

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

Asunción, 28 de marzo de 2018

Ante los frecuentes y resonados casos de diferentes formas de violencia hacia las niñas y las adolescentes durante el último mes, desde la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA), red que articula diversas organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la vigilancia, defensa y exigibilidad de los derechos humanos de la niñez y la adolescencia en Paraguay, observamos con profunda preocupación cuanto sigue:

  • Una niña Nivaclé de 12 años, queda embarazada como resultado de un abuso sexual en Loma Plata (Boquerón); una niña de apenas 10 años fallece en la ciudad de Guayaibí (San Pedro); una adolescente de 14 años muere, al momento a dar a luz, en el Hospital Regional de Itauguá; la madre de otra niña oriunda de San Vicente Pancholo (San Pedro), denuncia que su hija, una niña de 13 años, fue abusada y se encuentra embarazada y que ni la Fiscalía ni la Codeni han actuado. Una adolescente de 16 años muere dando a luz a sus mellizos en el Hospital Regional de Pedro Juan Caballero, la misma ya había sido violada a los 13 años por su padrastro, dando a luz en su momento a un bebé. A pesar de las distancias entre los lugares donde han ocurrido estos casos, ellos no son aislados: todas estas niñas y adolescentes comparten la característica de haber sido abusadas sexualmente durante sus infancias.
  • Entre el 2014 y el 2016, el registro de casos de abuso sexual infantil de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia (SNNA) se duplicó, pasando de 160 casos a 365 casos¹; cifra alarmante que solo evidencia la punta de un iceberg, pues en este terreno existe un alto subregistro de una situación que es vista como normal por gran parte de la sociedad.
  • El embarazo infantil y adolescente en Paraguay es una realidad; se registra, por día, el nacimiento de dos bebés cuyas madres son niñas de entre 10 y 14 años de edad, mientras que las madres de otros 55 nacidos vivos por día, cuentan con entre 15 y 20 años de edad.
  • Las causas de estas cifras son diversas y complejas, pero tienen una conjunción: la vida y el cuerpo de niñas y adolescentes que son obligadas a asumir roles y responsabilidades que no deben ser propios a su edad y por tanto a su desarrollo evolutivo biopsicosocial. Esta situación resulta en que 2 de cada 3 niñas o adolescentes embarazadas no terminen el ciclo escolar, perpetuando el ciclo de pobreza a la generación siguiente y precarizando sus propias vidas.
  • La desigualdad social continúa siendo una constante determinante en el desarrollo de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, existiendo claras evidencias de que los sistemas de protección articulados por el Estado aún resultan insuficientes en su efectividad.
  • Persisten aún importantes desaciertos históricos en los Gobierno de turno en su labor de administrar un Estado que cumpla con su función de garante de derechos, incluso por acción u omisión pueden implicar retrocesos –como por ejemplo, la eliminación del enfoque de género en la educación pública– que ponen en riesgo estándares mínimos conquistados, en relación al ejercicio y goce pleno de derechos.
  • La niñez y la adolescencia son etapas de transición y desarrollo biológico, psicológico, sexual y social de las personas que, por sus complejas características, requieren de atenciones particulares, prioritarias y centrales por parte de los Estados, que en su obligación de respetar, proteger y satisfacer los derechos humanos, deben delinear políticas públicas como medio para alcanzar el horizonte del bienestar de la población en general, y de niñas, niños y adolescentes (NNA) en particular.
  • Este grupo de población (NNA) representa al 36% de las personas que viven en el territorio nacional². Sin embargo, el peso numérico de esta población no ha hecho que adquiriera la relevancia suficiente que lo ponga como foco principal de la agenda política y pública, ni garantiza que la voluntad política sea traducida en presupuestos adecuados y servicios especializados.
  • Existe una baja presión tributaria y por tanto baja inversión social en Paraguay; es urgente para erradicar las desigualdades el invertir en la niñez y adolescencia, no como una cuestión de caridad o de incluir una dosis de simpatía (o empatía) en una estrategia de desarrollo económico. Se trata de invertir en desarrollo humano³, de crear una sociedad cohesionada y una economía fuerte incluyendo efectivamente a este grupo etario del cual depende nuestro futuro, aunque paradójicamente lo olvidamos en el presente.

Por lo anterior, exigimos a las autoridades nacionales de los tres Poderes del Estado y de los tres niveles de gobierno (nacional, departamental y municipal) que cumplan de modo urgente todas las recomendaciones internacionales en materia de protección hacia la niñez y la adolescencia, junto con los marcos normativos vigentes en el país y en particular con la Ley N° 5.777/2016 de “Protección integral para mujeres contra toda forma de violencia”, que establece las responsabilidades estatales para la prevención, atención y sanción de la violencia a través de una serie de medidas a ser ejecutadas para la prevención, detección y atención de la violencia, entre ellas, algunas orientadas específicamente a la protección de los derechos de las niñas y las adolescentes.

Consejo Directivo

CDIA Paraguay

Contactos:

Ricardo Derene – 0981 242 427

Maribel Mercado – 0985 523 938

Aníbal Cabrera – 0971 914 915


 

¹ Datos proveídos por la SNNA al Observatorio de Políticas Públicas y Derechos de la Niñez y la Adolescencia de la CDIA, 2017.

² Datos proveídos por la Dirección de Encuestas a Hogares de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos al Observatorio de Políticas Públicas y Derechos de la Niñez y la Adolescencia de la CDIA. La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del 2016 estima que la población paraguaya asciende a 6.854.366 habitantes, de los cuales 2.547.809 tienen menos de 18 años de edad.

³ Entendido como “el proceso de expansión de las capacidades de las personas que amplían sus opciones y oportunidades” (PNUD, Informe de desarrollo humano).

Posicionamiento público sobre el desalojo forzoso de la comunidad indígena Ava Guarani Tekoha Jejytymiri y las malas prácticas constantes de agentes estatales que no garantizan los DDHH

Asunción, 13 de diciembre de 2017

La Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA) de Paraguay, red que articula a más de 30 organizaciones de la sociedad civil del país en acciones de promoción, defensa, vigilancia, exigibilidad e incidencia en el ámbito de los derechos humanos de la niñez y la adolescencia; expresa cuanto sigue:

1-. Rechazamos absolutamente el desalojo forzoso realizado a integrantes de la comunidad indígena Ava Guarani Tekoha Jejytymiri (niñas, niños, adolescentes y personas adultas), del distrito de Itakyry, en el departamento de Canindeyú; ocurrido el pasado miércoles 06 de diciembre de 2017, en lo que la comunidad indígena identifica como sus tierras ancestrales.

2-. Lamentamos que, en el proceso de desalojo poco claro, este grupo nativo conformado por 26 familias soportó la quema de 18 casas, la destrucción de sus cultivos y la matanza de animales domésticos por parte de particulares, en las 500 hectáreas que ocupaban; al no tener donde ir, en la actualidad están acampando de modo precario en la Plaza de Armas (Asunción).

3-. Recordamos que los desalojos forzosos constituyen graves violaciones a derechos humanos internacionalmente reconocidos y garantizados por nuestra legislación interna, en particular el derecho de toda persona a una vivienda adecuada, a la alimentación, al agua, a la salud, a la educación, al trabajo, a su seguridad, a la prohibición de tratos crueles, inhumanos y degradantes, y a la libertad de circulación.

4-. Advertimos que los desalojos forzosos hacen que las personas se queden sin un hogar y en la pobreza más extrema, sin medios para garantizar su subsistencia y, en la práctica, sin un acceso real a recursos jurídicos o de otro tipo. Los desalojos forzosos intensifican la desigualdad, los conflictos sociales y la segregación, que invariablemente afectan a los sectores más pobres de la sociedad, más vulnerables económica y socialmente, y en particular a las mujeres, a la niñez y la adolescencia, a las personas con discapacidad, entre otras.

5-. Exhortamos a los tres poderes del Estado paraguayo a revisar la normativa vigente, protocolos de actuación y demás instrumentos y mecanismos de trabajo que permitan cumplir a cabalidad los “Principios básicos y directrices sobre los desalojos y el desplazamiento generados por el desarrollo” de las Naciones Unidas. Estas directrices tienen por objeto ayudar a los Estados a elaborar políticas y legislaciones para evitar los desalojos forzosos en el ámbito nacional.

Por lo anterior volvemos a señalar que una falta de acceso a la justicia y no existencia de sistemas reales de protección sociales generan que estas malas prácticas constantes de agentes estatales, tanto judiciales como de las fuerzas de seguridad, no garantizan los derechos humanos de las personas y comunidades más vulnerables de nuestra sociedad; es imperante la restitución de derechos y las garantías de no repetición.

 

Consejo Directivo

CDIA Paraguay

 

Contactos:

Miguel Fleitas, Consejo Directivo CDIA, (0961) 490 995

Aníbal Cabrera, Dirección Ejecutiva CDIA, (0971) 914 915

Conversatorio: organizaciones debaten sobre la violencia hacia la niñez y la adolescencia en Paraguay

El jueves 16 de marzo realizamos el Conversatorio Abierto denominado “Violencia en Paraguay: ¿quiénes protegen a la niñez y la adolescencia”, en la Sala Sol de El Granel (Asunción), con la participación de integrantes de nuestra red, así como estudiantes de  universidades y referentes de otras organizaciones de la sociedad civil que también abordan la temática de niñez y adolescencia.

El objetivo de la actividad fue promover una reflexión conjunta sobre la violencia hacia la niñez y la adolescencia, en todas sus formas, así como identificar las dificultades para las garantías de derechos humanos de la niñez y la adolescencia generando propuestas para una mejora del ‘sistema de protección social y jurídico’ en Paraguay.

El espacio estuvo orientado por referentes en materia de defensa de derechos de niñas, niños y adolescentes, como lo son Rosa María Ortiz (ex integrante del Comité por los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, y ex relatora de niñez de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos) y la Dra. Lourdes Barboza (abogada especializada en niñez y adolescencia, y trata de personas, así como ex Secretaria General de la CDIA y ex Ministra-Secretaria Ejecutiva de la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia).

Rosa María Ortiz instó al trabajo articulado y conjunto desde la sociedad civil, a fin de seguir fortaleciendo las instancias locales, departamentales y nacional del Sistema de Promoción y Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia (establecido en el Código de la Niñez y la Adolescencia – Ley Nº 1680/2001), expresando que el Estado cumplirá con su trabajo en la medida en que la sociedad empuje y exija a que se cumplan las leyes”.

Por su parte, la Dra. Lourdes Barboza puntualizó en la necesidad de repensar la forma en que las políticas públicas de niñez y adolescencia planteadas desde el gobierno nacional tengan una llegada a todas las instancias del país, y no supeditar su aplicación solo a los gobiernos municipales.  “El Estado debe pensar en el niño y en la niña de forma abarcante y accionar en todas sus estructuras”, afirmó. Asimismo, recordó el rol del Estado paraguayo en la protección y prevención de situaciones de riesgo para el niño, la niña o adolescente, y su obligación de intervenir en situaciones de vulneración de sus derechos.

Posterior al Conversatorio Abierto, tuvo lugar la Plenaria bimensual de organizaciones integrantes de la CDIA, establecida por mandato de la Asamblea General Ordinaria de 2016. Durante este momento las y los representantes institucionales realizaron una revisión de la agenda de prioridades para el gobierno 2013 – 2018, realizada en el  2013; fue observada la necesidad de iniciar acciones de cara a las elecciones general del 2018, teniendo como referencia las anteriores experiencias de trabajo de incidencia desde CDIA, en 2008 y 2013.

La actividad fue realizada en el marco del proyecto Arapoty – Fortaleciéndonos contra la trata de niñas, niños y adolescentes en Paraguay, co-ejecutado por la CDIA (Paraguay), Global Infancia (Paraguay), la Universidad Nacional de Villa María (Córdoba, Argentina) y Conexx – Europe (entidad asociada a la Universidad Libre de Bruselas, Bélgica); el proyecto es co-financiado por la Unión Europea. Este espacio también contó con el apoyo de la Fundación Agua de Coco (España).

Arapoty tiene como objetivo promover la aplicación e implementación eficaz de leyes, planes y programas vigentes en materia de trata de personas con enfoque de género, específicamente de niñas, niños y adolescentes, y el monitoreo de los mismos por parte de la sociedad civil.

Aquí el Conservatorio Abierto en imágenes: https://www.facebook.com/cdiaobserva/posts/1460245714018069

COMUNICADO: Violencia en Paraguay afecta a 6 de cada 10 niños y niñas anualmente

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

Desde la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA), red de organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la defensa, promoción, vigilancia y exigibilidad de los derechos de la niñez y la adolescencia en Paraguay, recordamos cuanto sigue:

Anualmente, 6 de cada 10 niños o niñas en el país ha sufrido algún tipo de violencia¹, principalmente perpetrado en su entorno más cercano. Los constantes hechos de violencia hacia la niñez y la adolescencia, y en particular hacia quienes se encuentran en situación de “criadazgo”, son prácticas que se constituyen en reflejos de la nuestra actual sociedad y de la normalización de la violencia en Paraguay, la cual es ejercida principalmente hacia las niñas en todas las formas terribles que se puedan dar.

En lo que se refiere al Criadazgo, debe ser identificado y reconocido como una de las peores formas de esclavitud en la actualidad, y que se constituye en una práctica socioeconómica que existe históricamente en el país. Esta forma moderna de esclavitud que consume la vida de cerca de 47.000 niñas, niños y adolescentes (NNA) en Paraguay². Ante la ausencia de un Sistema de Protección Social efectivo, acorrala a las personas, familias y comunidades en situación de pobreza, haciendo de ellas presa fácil de las redes criminales, como son las redes de trata de personas. La trata que afecta a niñas, niños y adolescentes, con fines de explotación laboral y sexual, sigue sumiendo a una gran parte de la población rural, indígena y suburbana.

Por su parte, el “Sistema Nacional de Protección y Promoción Integral a la Niñez y la Adolescencia” se encuentra descentralizado en sus competencias a nivel local, pero no en los recursos; por lo tanto no tiene capacidad para abordar las diversas situaciones de violencia en la que viven miles de niños, niñas y adolescentes en Paraguay. La violencia hacia la niñez y adolescencia no tiene clase social; es una práctica cultural aceptada en nuestro país, acompañada por el silencio criminal.

Por lo anterior, desde la CDIA solicitamos una vez más a las autoridades nacionales de los tres poderes del Estado -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- y a las autoridades locales (gobernaciones y municipios) con suma urgencia cuanto sigue:
1. ESTANDARIZAR la legislación nacional sobre las penas en actos de violencia hacia la niñez y la adolescencia.
2. AUMENTAR la inversión pública en el Sistema Nacional de Protección y Promoción Integral a la Niñez y la Adolescencia, en sus niveles nacional, departamental y local;
3. PROMOVER políticas públicas que tiendan a la prevención de la separación de niños y niñas de su entorno familiar.
4. FORTALECER las capacidades de los equipos técnicos de las CODENIS en todos los municipios del país, con mayor corresponsabilidad con la SNNA, y en coordinación con los gobiernos departamentales.
5. AGILIZAR las investigaciones y resoluciones de procesos judiciales de casos que involucran violencia hacia la niñez y la adolescencia.
6. GENERAR acciones concretas para la abolición de las prácticas de criadazgo en el Paraguay y dejar de lado la normalidad de la violencia en todas sus formas.

Recordamos que ante situaciones que pongan en riesgo la vida de niños, niñas y adolescentes, la ley debe aplicarse de forma irrestricta, a fin de equilibrar la profunda asimetría de los actos de violencia de personas adultas hacia la niñez y la adolescencia, no sólo en términos físicos sino también psicológicos. La responsabilidad ante lo que le suceda a una niña o niño víctima es absoluto cargo de la persona adulta, no se puede imputar responsabilidad alguna en las víctimas.

A un año de la muerte de Carolina Marín, adolescente en situación de criadazgo que fue asesinada en la ciudad de Vaquería, Caaguazú, reafirmamos nuestras voces para exigir una justicia imparcial y ejemplar.

¡Es tiempo de erradicar de manera urgente los actos de violencia hacia niñas, niños y adolescentes en el Paraguay!
¡Es tiempo de dejar el silencio!

Consejo Directivo
CDIA Paraguay

Contactos:
Maribel Mercado, Secretaría General – (0985) 523 938
Aníbal Cabrera Echeverría, Dirección Ejecutiva – (0971) 914 915


¹(2011) Estudio sobre maltrato infantil en el ámbito familiar. Paraguay – https://www.unicef.org/paraguay/spanish/py_resources_estudio_maltrato.pdf

²(2013) Encuesta Nacional de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes 2011: Magnitud y características del trabajo infantil y adolescente en el Paraguay – http://www.ilo.org/ipec/Informationresources/WCMS_IPEC_PUB_22015/lang–es/index.htm

Docentes de Itauguá reciben capacitación sobre DDHH y violencias hacia la niñez y la adolescencia

El viernes 30 de setiembre, en el marco del “IX Foro Municipal de Niñez y Adolescencia de la ciudad de Itauguá”, la CDIA ha presentado el material lúdico-didáctico “Haciendo Camino al Jugar” ante docentes integrantes de la comunidad de educativa del municipio,  con apoyo  apoyo técnico-metodológico desde nuestra área de Participación Protagónica; el evento ha sido organizado por el Consejo Municipal de Niñez y Adolescencia de dicha localidad

foro-itauguá-niñez-adolescencia-2016

Las reflexiones principales han girado en torno a la responsabilidad del Estado como garante de derechos humanos (DDHH) y rol que tienen los equipos docentes de las escuelas públicas como servidores públicos, a fin de promover y proteger a las niñas, niños y adolescentes de las comunidades. También, sobre los tipos de violencia existentes, incluida la violencia estructural, de modo a que los equipos docentes puedan identificar estas situaciones.

El material lúdico-didáctico “Haciendo Camino al Jugar” está planteado para su uso en espacios educativos formales y no formales, a fin de identificar situaciones de violencia e información sobre las instituciones públicas responsables de garantizar la protección de la niñez y la adolescencia en nuestro país. El material ha sido declarado de interés educativo por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), a través de la Resolución Nº 8741/2016.

El encuentro estuvo orientado además a la reflexión conjunta sobre los DDHH de niños, niñas y adolescentes, y los desafíos que tenemos como Estado, sociedad y familias en su garantía de protección y promoción. Con esta acción, la CDIA apuesta en el fortalecimiento del Sistema Nacional de Protección y Promoción de Derechos de niños, niñas y adolescentes a nivel local.