26 de junio | Día internacional en Apoyo a las Víctimas de Tortura

  • por

Exigimos celeridad en investigación de casos de torturas en Paraguay: por ejemplo, la  intervención de la Marina en CDE


En el Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de Tortura, desde la Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA) exigimos celeridad en la investigación de los hechos de tortura denunciados tras la incursión de la Armada Nacional en el barrio San Miguel de Ciudad del Este, los dias 15 y 16 de julio de 2020. En dicha ocasión, personal militar irrumpió violentamente en el barrio, las viviendas y detuvieron a 35 personas de la comunidad, entre ellas siete adolescentes, quienes fueron víctimas de tortura tanto durante la aprehensión como en su estadía en la base naval. Hasta el momento no hay avances en la investigación.


Un informe del Mecanismo de Prevención de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (MNP) refiere que entre las mujeres detenidas se encontraban embarazadas, adultas mayores, con discapacidad, en periodo de amamantamiento y con niñas y niños pequeños que viven en la comunidad. Las personas detenidas fueron trasladadas a la base de la Armada Nacional, ubicada cerca del Puente de la Amistad. 


Las modalidades de tortura aplicadas contra algunas personas durante la detención en la base naval fueron uso de picana eléctrica, uso de bolsas de plástico para asfixia, rociado con combustible y alcohol y amenazas de encenderlo, quemaduras con agua caliente, uso de un balde con agua y un trapo para producir ahogamiento, entre otras. Existieron también otros tratos, como obligación de realizar flexiones de brazo y sentadillas, acompañadas de insultos y manifestaciones discriminatorias, además de amenazas de abuso sexual.  


Lo anterior se dio en un contexto general de tortura, manteniendo a todas las personas en el suelo, mirando el suelo, recibiendo golpes y amenazas, escuchando o presenciando como otras personas eran sometidas a torturas. Todas las denuncias señalan que el personal militar utilizó pasamontañas o tenían cubierto el rostro, y que emanaban un fuerte olor a alcohol. 


En la Causa N° 8.779/ 20 “Personas innominadas sobre torturas y otros”, se acumularon todas las denuncias de torturas realizadas de manera particular por las distintas personas que estuvieron detenidas, quienes aportaron e incluyeron  fotografías de lesiones muy graves. Hasta la fecha ningún personal militar ha sido imputado, y la lentitud del proceso de investigación de estos hechos ha ocasionado la pérdida de importantes elementos de prueba y la dificultad de avanzar en la determinación de las responsabilidades de los agentes de marina.


El motivo de las detenciones fue la supuesta participación de integrantes de esta comunidad en un enfrentamiento con militares pertenecientes a la Armada Nacional del que resultó víctima el suboficial Marcos Agüero, quien falleció posteriormente.  En ningún momento se presentó una orden de allanamiento o acudió al lugar alguna autoridad judicial, el personal militar de la Armada Nacional actuó solo en el procedimiento. Varias de las familias que llamaron al 911 en el momento de la irrupción de los marinos recibieron la respuesta de “no podemos intervenir en un procedimiento militar”.


Niñas y niños también fueron víctimas de la violencia militar durante la incursión ilegal y aprehensión de sus familiares. El informe de la Consejería Municipal por los Derechos de la Niña, Niño y Adolescente (CODENI) de la Municipalidad de Ciudad del Este -y de otras instituciones del Estado- recabó que, a consecuencia de los sucesos violentos vividos, niñas y niños de la comunidad quedaron con mucho miedo y angustia: ya no quieren permanecer allí porque “vienen los marinos” y aflora el miedo de que les hagan daño a sus padres. Niñas y niños más pequeños manifestaron problemas para dormir, “tienen pesadillas… se asustan todo el tiempo… no pueden escuchar el ladrido de los perros porque asocian con el ingreso de los marinos…”, otras niñas y niños mostraron irritabilidad con marcado desánimo.


Recordamos que el artículo 37 de la Convención sobre los Derechos de la Niña, Niño y Adolescente de Naciones Unidas, firmada y ratificada por Paraguay, dispone que los Estados Partes velarán porque ninguna niña, niño o adolescente sea sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.


Las personas víctimas de torturas, en cualquier lugar del mundo, necesitan medidas de reparación, justicia y no repetición, y también el apoyo médico y psicosocial que les permita volver a encaminar sus trayectorias de vida luego de pasar por sucesos de implicancias traumáticas, con fuerte impacto en sus vidas.


El Estado de Paraguay tiene una deuda histórica con la memoria, verdad y justicia en cuanto a las víctimas de la tortura desde tiempos de la dictadura político militar que Informe de la Comisión Verdad y Justicia concluyó en 1989. Estos hechos en democracia demuestran que se deben aumentar las acciones de investigación, justicia y educación en derechos humanos en todo el sistema educativo nacional y en las instituciones públicas, sus autoridades y equipos técnicos a nivel municipal, departamental y nacional.  


Enlace al:

Informe del Mecanismo de Prevención de la Tortura

http://www.mnp.gov.py/index.php/repository/informes-de-intervencion2/func-startdown/399/


Informe de la Comisión de Verdad y Justicia

https://codehupy.org.py/verdadyjusticia/


Plan Nacional de Derechos Humanos

https://www.derechoshumanos.gov.py/index.php/plan-nacional-de-derechos-humanos