CIDH culmina visita de trabajo a Paraguay

Washington, D.C., 12 de agosto de 2011 – La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizó una visita de trabajo a Paraguay del 1 al 5 de agosto de 2011. La delegación de la CIDH estuvo encabezada por la Presidenta, Comisionada Dinah Shelton, y el Primer Vicepresidente, Comisionado José de Jesús Orozco Henríquez, en sus calidades de Relatora para los Pueblos Indígenas y Relator de Paraguay, respectivamente.

La visita tuvo por objetivo realizar actividades de promoción, impulsar el cumplimiento de decisiones de la Comisión Interamericana y la Corte Americana de Derechos Humanos y promover la utilización del mecanismo de solución amistosa para la resolución de peticiones y casos en trámite. Asimismo, la delegación aprovechó su presencia en el país a fin de profundizar su conocimiento sobre la situación de derechos humanos en Paraguay. Para tales efectos, la Comisión se reunió con altas autoridades de los poderes públicos del Estado, así como con representantes de organizaciones de la sociedad civil. Durante la visita se celebró un importante número de reuniones de trabajo entre las partes sobre peticiones y casos pendientes ante la CIDH en las que se alcanzaron importantes logros.

En el marco de la visita, la Presidenta de la CIDH fue testigo de honor en el acto de la firma de Protocolo de traspaso de tierras a la comunidad indígena Kelyenmagategma. La Comisión Interamericana celebra el reconocimiento del derecho de la comunidad indígena Kelyenmagategma a la propiedad sobre una parte de su territorio ancestral por parte del Estado de Paraguay y su formalización mediante la transferencia oficial del título correspondiente.  Esta entrega de una parte de su territorio ancestral es uno de los aspectos del Caso 12.629, Comunidad Indígena Kelyenmagategma.

En virtud de la gestión efectiva del Estado paraguayo y en cumplimiento de las recomendaciones que la CIDH emitió en el Informe de Fondo del Caso 12.629, los miembros de la comunidad Kelyenmagategma han recuperado una parte de sus tierras y de los recursos naturales allí presentes, lo cual les permitiría acceder a fuentes de alimentación acorde con su cultura, a fuentes de agua, a las plantas y lugares que requieren para ejercer su medicina tradicional, y al ejercicio de la relación vital que les une a su territorio ancestral, de cuyo ejercicio depende la integridad y la preservación de su cultura Enxet. Como lo ha señalado la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “para las comunidades indígenas la relación con la tierra no es meramente una cuestión de posesión y producción sino un elemento material y espiritual del que deben gozar plenamente, inclusive para preservar su legado cultural y transmitirlo a las generaciones futuras”. Asimismo, la Corte ha indicado que la “garantía del derecho a la propiedad comunitaria de los pueblos indígenas debe tomar en cuenta que la tierra está estrechamente relacionada con sus tradiciones y expresiones orales, sus costumbres y lenguas, sus artes y rituales, sus conocimientos y uso relacionados con la naturaleza, sus artes culinarias, el derecho consuetudinario, su vestimenta, filosofía y valores”. Estas medidas implican un reconocimiento elemental de la dignidad de las personas que conforman la comunidad. Cabe destacar también el papel de defensoras y defensores de los territorios ancestrales como actores esenciales para la supervisión del cumplimiento de los compromisos asumidos por el Estado.

En el marco de la visita, el Estado y los peticionarios celebraron una reunión en la cual firmaron un acta de compromiso para continuar con el cumplimiento de otros aspectos del Caso 12.629, Comunidad Indígena Kelyenmagategma. La CIDH continuará dando seguimiento a este proceso.

Por otra parte, la CIDH expresa su satisfacción por los importantes avances en procesos de solución amistosa de otros casos relativos a Paraguay que se registraron en reuniones de trabajo celebradas durante la visita. En particular, la Comisión valora los esfuerzos realizados por las partes para concluir las negociaciones que les permitieron cerrar acuerdos entre las partes referidos a los siguientes casos: 12.359, Cristina Aguayo Ortiz y otros; 1097/06, Miriam Beatriz Riquelme y otra; 12.358, Octavio Rubén González Acosta; 12.329, Vicente Ariel Noguera; y 12.699, Pedro Antonio Centurión. Asimismo, las partes suscribieron actas en las que ratificaron su voluntad de avanzar en procedimientos dirigidos a alcanzar una solución amistosa en los casos 12.374, Jorge Enrique Patiño Palacios; y 1415/04, Alejandro Nissen Pessolani.

Al respecto, la CIDH hace un reconocimiento a la Comisión Interinstitucional responsable de la ejecución de las acciones necesarias para el Cumplimiento de las Sentencia Internacionales (CICSI) por el alcance de los acuerdos logrados. Los avances alcanzados ratifican que un espacio de articulación interinstitucional como es la CICSI resulta crucial para obtener el compromiso del Estado hacía la reparación integral de las víctimas de violaciones de derechos humanos.

En relación con las actividades de promoción, los Comisionados Shelton y Orozco participaron en el Seminario sobre el Sistema Interamericano de Derechos Humanos dirigido a funcionarios del Estado. Adicionalmente, el Comisionado Orozco impartió una conferencia sobre mecanismos interamericanos de protección a defensoras y defensores de derechos humanos en el curso de altos estudios de derechos humanos, al que asistieron funcionarios del Estado y organizaciones de la sociedad civil paraguaya.

Durante la visita, la delegación de la Comisión se reunió con el Presidente de la República, el Ministro de Relaciones Exteriores, el Ministro de Justicia y Trabajo, el Ministro del Interior, la Secretaria de la Niñez y Adolescencia, y la Presidenta del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI). Asimismo, con el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, el Fiscal General del Estado y el Defensor del Pueblo. También sostuvo reuniones con la Presidenta y el Vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores; y con el Presidente y miembros de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados. Finalmente, se reunió con la CICSI y con la Comisión Multisectorial para la Reivindicación de los Derechos de los Pueblos Indígenas. En relación con esta última, la CIDH insta al Gobierno a fortalecer ese importante espacio de participación de las comunidades indígenas mediante la pronta designación de los representantes de las instituciones que la integran.

La Comisión agradece la cooperación brindada por el Gobierno de Paraguay, en particular a la Cancillería, en los trabajos de preparación y realización de esta visita. La CIDH agradece asimismo a las organizaciones de la sociedad civil por la valiosa  información aportada durante la visita.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Fuente: Comunicado 89/11 de la CIDH

Comments

comments