Lejos de la opulencia, niños esteños dan clases en escuelas miserables

Pese a que Alto Paraná se caracteriza por la opulencia, numerosas escuelas están en pésimo estado. Techos al borde del derrumbe, falta de muebles y carencia de agua potable son la constante en las instituciones educativas. Algunas ni siquiera reciben merienda.

La escuela Sagrada Familia, ubicada en el Km 11 Monday, apenas a 500 metros de la Ruta VII, se encuentra prácticamente abandonada. Luego de una movilización de los padres, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) arregló apenas una parte de la estructura dañada, pero continúa representando un constante peligro para 600 alumnos.

Otro ejemplo de la precariedad de la educación en el Este es la escuela Sol Naciente, del asentamiento Arroyo Porã, que se llama popularmente “Escuela hule”. La institución está ubicada en el kilómetro 9 Monday, de Ciudad del Este, a 4.000 metros de la Ruta VII. Fue fundada por los vecinos ante la falta de instituciones cercanas, pero apenas cuenta con dos salas de clase y no recibe apoyo económico del Estado.

En Presidente Franco, la escuela San Blas, del kilómetro 7, ni siquiera recibe merienda escolar. Además, la precaria estructura de madera se cae a pedazos y no tiene agua potable.

El gobernador de Alto Paraná, Nelson Aguinagalde (ANR), afirmó que reparar locales de escuelas y colegios no es obligación de la Gobernación, sino del Ministerio de Educación. No obstante, lamentó la falta de recursos de la institución a su cargo, que le impide mejorar la infraestructura de los locales educativos.

(Abc Color – 18 de setiembre de 2012) – http://goo.gl/mO3bo

Fuente: Reseña “Niñez y Adolescencia en los Medios” de la Agencia Global de Noticias

Comments

comments